Plan de Pastoral 2002-2005

El 16 de Enero del 2002, Mons. José Trinidad Medel, publicó un segundo Plan Diocesano de Pastoral para el trienio 2002-2005. Alude a un “deseo largamente ambicionado por los agentes de Pastoral que anhelan contar con un instrumento que permita alcanzar la meta de una pastoral planificada, orgánica, integral y de conjunto”.

No pretendía solo un documento, sino “el crecimiento de obispos, presbíteros, y diáconos, de consagrados y consagradas y de laicos y laicas en una espiritualidad de comunión que nos llevara a la experiencia de la fraternidad efectiva, superando los riesgos de individualismos personales o de grupo y de acciones paralelas y desvinculadas”.

Invoca “una fecunda creatividad que con libertad estimule el trabajo orgánico y unificado, dentro de la legítima diversidad”. Resalta que “la anhelada renovación pastoral exige elevar y fortalecer la calidad de la formación sistemática de los agentes”. Respondiendo a una pregunta fundamental, ¿Por dónde debemos dirigir nuestros pasos?, se llegó a este segundo Plan de Pastoral.

Sustentado en Iglesia en América y en sintonía con el Episcopado mexicano, en su carta, “Del Encuentro con Jesucristo a la solidaridad con todos”, encontramos un esquema general sencillo, marco referencial y marco doctrinal, pero lleno de mística, es decir, de una fuerza arrolladora capaz de revolucionar nuestra propia vida.

El contenido del Plan incluye:

  • Justificación del Plan Diocesano.
  • Marco referencial (incluye antecedentes próximos, Presentación y contenido del Plan Diocesano, Nuestra Pastoral Diocesana basada en el samaritano y en Emaús).
  • Marco de la realidad global. Diagnóstico global de la Pastoral Diocesana (incluye los hechos significativos: 1. La mayoría de nuestra población se confiesa católica; 2. Aumento de las sectas; 3. En la Diócesis se asume una Pastoral nueva en contenido y metodología; 4. Empobrecimiento progresivo del pueblo que es ya desesperante; 5. Nuestra Diócesis se ha visto envuelta en una cultura de transición; 6. Cultura de la muerte; 7. Hambre y anhelos de igualdad y justicia).
  • Marco operativo, que incluye el Objetivo General y ocho Objetivos específicos para las seis prioridades y para la Vida consagrada y los Movimientos diocesanos.
  • Luego siguen objetivos y diagnóstico de cada una de las, hasta entonces, diecisiete zonas pastorales.

Objetivo general diocesano

Fortalecer e impulsar nuestro Proyecto de Pastoral en el Encuentro con Jesucristo vivo, para que en conversión, comunión y solidaridad, hagamos presente con María, el Reino de Dios, viviendo una Iglesia Santa y Misionera

Free WordPress Themes