Este domingo 03 de Diciembre, la Iglesia Universal, da inicio al tiempo litúrgico de El Adviento, el período de preparación para celebrar la llegada de El Salvador. Cada año se conmemora, y da inicio cuatro semanas antes de la navidad. Adviento es un tiempo de gracia y de conversión. Es tiempo para compartir y dar a todos el mejor regalo: El Amor; porque no cuesta nada económicamente, pero es el mayor tesoro que todos tenemos, y es algo que no se necesita comprar, sólo alimentarlo, vivirlo, fomentarlo, defenderlo y acrecentarlo en la fuente del amor que es Cristo. Sin embargo, también se vuelve una temporada de consumismo, pues sólo nos enfocamos en comprar regalos, sin saber que el verdadero significado es la Navidad, el nacimiento de Cristo. Por ello, no llevemos sólo este tiempo al salir a correr a los supermercados y tiendas, mejor preparémonos y aprovechemos para reconciliarnos en lo personal y con la familia; práctiquemos sobre todo la penitencia y la conversión, es decir volvamos a Dios. Hay que comenzar por nosotros y meditar los posibles errores en los que estemos fallando. No olvidemos tampoco el don de servir, de poder ayudar a quienes más lo necesitan, práctiquemos también la solidaridad con el prójimo y si se puede hay que abrigarlo y no dejarlo solo. Por tanto, oremos y acrequémonos a Dios de una manera personal, y vivamos sobre todo este tiempo como se debe, con Jesús en el corazón.

Free WordPress Themes