La Arquidiócesis de Durango se une a la pena que embarga a la hermana Diócesis de Gómez Palacio, por el sensible fallecimiento de Mons. José Fortunato Álvarez Valdez quien fuera el II Obispo de esta Diócesis. El obispo nació en la ciudad de Mexicali, Baja California, el 8 de noviembre de 1967, donde realizó sus estudios en el Seminario. Además estudió la Licenciatura en Derecho en la Universidad Iberoamericana del Noreste y obtuvo la Licenciatura en Teología y Ciencias Patrísticas en el Instituto Patrístico Agostiniano, una universidad de Roma. Fue ordenado Sacerdote el 31 de mayo de 1998, para posteriormente desempeñarse como coordinador diocesano de la Pastoral Vocacional, Vicario de la Catedral, Canciller, Decano, Párroco de Nuestra Señora de la Caridad de la medalla milagrosa, defensor del vínculo del tribunal diocesano, miembro del consejo presbiteral, del Colegio de consultores y del consejo de economía. El 30 de diciembre de 2015, su santidad el Papa Francisco lo nombró Obispo de Gómez Palacio, desempeñándose en ese momento como Párroco de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro en Mexicali y en marzo de 2016, llega a la ciudad de Gómez Palacio para Tomar Posesión como II Obispo. Muere a la edad de 50 años luego de una larga lucha contra una oclusión intestinal, que había sufrido desde el mes de marzo del año en curso. Su estado de salud se complicó, por lo que fue trasladado a la Ciudad de México, para ser sometido a una intervención quirúrgica, en la que se le colocó una prótesis intestinal y después de su recuperación, fue trasladado a su natal Mexicali, Baja California Norte, donde permaneció hasta el día de su muerte. Hasta el cierre de esta información, sus honras se encuentran pendientes ya que la familia de Mons. Fortunato esta realizando el proceso para el traslado del cuerpo del Sr. Obispo a Gómez Palacio, pues por su voluntad él había pedido que fuera sepultado en la Catedral de esa ciudad que fue su primer casa como Obispo.

Free WordPress Themes