Este Domingo la Iglesia Universal, celebra la Fiesta de Pentecostés, misma que pertenece a la Pascua del Señor, pues se celebra 50 días después de su resurrección y estuvo apareciéndose a sus discípulos durante cuarenta días y posteriormente ascendió al cielo. Esta fiesta original es de origen “agrícola”, es decir era una fiesta de recolección, pues el pueblo judío, comenzó a asumir las fiestas que ya existían dándoles un sentido religioso y así le nombraron la fiesta de la alianza con Dios en el Sinaí, representando la salida del pueblo de la esclavitud de Egipto, en ese caso, cincuenta días después se celebraba esta fiesta, como signo de la alianza que realizó Moisés a nombre de todo el pueblo en el Sinaí. Este día se recuerda la llegada del Espíritu Santo, un signo que mandó Jesús por el que hace que se recuerde todo lo que él ha enseñado y que por medio de su fuerza hará caminar en los días de vida por medio también del Padre Celestial ayudando y fortaleciendo. El Espíritu Santo es el alma de la Iglesia, pues sin el no habría un discernimiento efectivo de Cristo, ni posibilidad de santidad alguna, es también el que mueve y tonifica las comunidades y el que hace posible la misión interna y externa.

Free WordPress Themes