Justificación: La misión propia de la Iglesia es llevar la salvación a todos los hombres y mujeres, de cualquier tiempo y de cualquier lugar, la Iglesia, es y existe para anunciar el Evangelio, que es Jesucristo, el revelador del Padre y el ungido por el Espíritu Santo (cf. EN 14). El anuncio de la Buena Nueva, siempre provoca alegría, pues es fruto de un Encuentro que nos convoca a realizar la evangelización mediante un Proyecto Integral de Pastoral que impulse la fe de quienes buscan madurarla, de quienes no la viven y de quienes desconocen a Jesucristo (cf. EG 12); es un llamado a pasar “de una pastoral de mera conservación a una pastoral decididamente misionera de comunión y participación” (DA 548).

El Papa Francisco nos ha invitado en reiteradas ocasiones a una nueva etapa evangelizadora, llena de fervor y dinamismo (cf. EG 17). En sintonía con el proyecto salvífico de Dios, y con el magisterio, nuestra Iglesia particular de Durango, hoy se propone continuar esta misión evangelizadora iniciada hace ya casi 400 años (11 de Octubre de 1620). Por lo tanto a partir del 11 de Octubre del 2016 se ha decretado el inicio de trabajos del “Proyecto Integral de Pastoral”.

ORACIÓN POR EL PROYECTO INTEGRAL DE PASTORAL

Padre de infinita bondad, que has enviado a tu Hijo para manifestar tu verdad salvadora y que continúas enviando tu Espíritu Santo para hacernos partícipes de tu amor gratuito que da la vida eterna.

Te pedimos nos concedas revitalizar y renovar nuestro modo de ser Iglesia, para alimentar la fe de tu pueblo a través de un compromiso evangelizador, del que brote el proyecto integral de pastoral y se viva como respuesta al Plan de Dios.

Concédenos nuevo ardor, alegría y entusiasmo para difundir en nuestra Arquidiócesis de Durango la caridad de Cristo, para que nuestros pueblos tengan vida en Él.

Nos ayude la compañía siempre cercana, llena de comprensión y ternura de nuestra Señora de Guadalupe. Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Simbología del logotipo

Circulo: figura la constante renovación de la comunidad eclesiástica de la Arquidiócesis
Cruz: personifica el Cayado del Obispo y su misión en la Iglesia
Color Rojo: simboliza la fortaleza y el valor que la comunidad eclesiástica tiene.
También encarna la reciente consagración de la arquidiócesis a los sagrados corazones
de Jesús y de María.
En ese color figura la silueta del buen pastor, guía y protector de la comunidad,
aparece también la familia: modelo original, en el cual se basa nuestra sociedad.
Color azul: simboliza la obediencia y la lealtad tan arraigada a nuestras creencias.
También representa nuestra fidelidad a la advocación de la Virgen María.
Podemos observar la silueta de nuestra santa madre, al pie de ella vemos las capillas de nuestros Seminarios, en representación de todo el presbiterio
Color verde: representa la fe y la esperanza de la comunidad.
La paloma: pertenece a la simbología clásica para indicar la acción del Espíritu Santo fuente de vida e inspirador de creatividad.
Las tres estrellas: recuerdan la identidad de la vida consagrada en el mundo: como confessio Trinitatis, signum fraternitatis e servitium caritatis. Expresan la circularidad y la relación del amor trinitario que la vida consagrada trata de vivir cada día en el mundo, en el signo de la fraternidad. Las estrellan indican también el triple  sello áureo con el que la iconografía bizantina honra a María, la toda Santa, primera Discípula de Cristo, modelo y patrona de toda vida consagrada                                          Las llamas: simbolizan la renovación del espíritu en el fuego pascual
Color amarillo: Figura la alegría de los católicos al anunciar el Evangelio.
Observamos la catedral y el nuevo santuario de Guadalupe, representando a las casas
de religiosas y religiosos de la arquidiócesis así como a la feligresía en general.

Free WordPress Themes